¿Cómo les explico lo que se siente estar a 600, 1000, 1500m sobre la tierra? ¿Cómo les explico que esa adrenalina de andar a más de 140km/h en tu vehículo no se compara en nada a volar con la velocidad del viento? O ¿cómo les explico que la verdadera emoción empieza hasta cuando saltas al vacío y el viento te empieza a subir? No puedo… y es que, si la felicidad existe, de seguro viene con casco, arnés, una vela y los pilotos de Parapente Paute.

 

De verdad, trato de buscar palabras para describir todas esas sensaciones que se experimentan mientras vuelas y ves todo a tus pies, de punta a punta, sin límites, sin sentir que el cielo lo corta; aquí, tú estás en el cielo, a la par de las nubes, volando sobre los pájaros y sintiendo ese viento que te eleva y manipula hasta donde quiere.

Impresionante, indescriptible, extraordinario, sorprendente, asombroso, estupendo… ninguna ¡Ninguna! de esas palabras logra el impacto necesario para detallar lo que una aventura como el parapente consigue, es muchísimo más que eso, ¡créanme y experimenten ustedes mismo el día que deseen.

Una vez identificado el punto más alto, hay que esperar las indicaciones, como saber de dónde sujetarte, la posición para sentarte mientras vuelas, hay que destacar que ¡nunca! volarás solo, ahí estará uno de estos dos grandes expertos detrás de ti, que manipularan la vela, frenarán y aterrizarán y todo eso.

Una vez dadas las indicaciones e identificar dónde está el paracaídas de emergencia (que no se toca y muy rara vez se ocupa), empieza todo. A unos escasos tres metros de distancia debes correr y finalmente despegar. No es recomendable cerrar los ojos: ¡never! Si ya te pusiste el arnés, debes verlo todo.

 

Despegas y el mundo se empieza a cerrar, el viento a soplar con más intensidad, el corazón a palpitar más que de costumbre (ojo, que no debes padecer de taquicardia, hipertensión o algo por el estilo,aunque Julio dice que hay personas con vértigo que al final lo olvidan, pero ya es otra cosa), pero como iba… los ojos empiezan a acostumbrarse a una nueva vista.

El corazón empieza a relajarse y los nervios van desapareciendo, ahora solo queda disfrutar y dejar todo en manos de los expertos (ya estás arriba, no hay más que hacer) y dejarse sorprender de vez en cuando por los vientos térmicos (son bolsas de aire caliente que se desprenden de la superficie de la tierra), aunque de esto, no hay que preocuparse mucho, ya que ellos utilizan un barómetro que los guía hacia los vientos correctos, eso sí, no todos los vientos son ideales para hacer parapente los pilotos de parapente Paute siempre estan pendientes de todo..

¿Qué necesito para hacer este deporte?

Un jeans cómodo, una chaqueta térmica  dependiendo el clima,un par de lentes para bloquear el viento y sobre todo las ganas y la emoción de hacer algo superdiferente en el país.

Todos pueden hacerlo, desde niños de tres años ¡hasta una señora de 89 años que recientemente se animó!, eso sí, los menores de 18 años deben ir acompañados de sus padres y firmar un acuerdo de aprobación.

Hablamos de un deporte bastante seguro y que se hace en muchos países, que es buscado principalmente por turistas extranjeros que buscan nuevos lugares desde dónde volar y que el que quiera adoptar esto como un estilo de vida puede hacerlo.

¿Y el costo?

#Oferta los vuelos en Paute pueden ser desde  un costo de $39,99 por persona cuando vienen 2 personas si tu cuentas con transporte 4×4 a la montaña y no deseas fotos ni video .

Te cambia la vida, que te deja con nuevas energías, te impulsa a ser alguien diferente, de hecho, el equipo de Parapente Paute tiene un programa para los que estan en rehabilitación los alcohólicos anónimos, o personas con capacidades especiales pagan el minimo seria el transporte, con el gracias a los auspicio de todos los vuelan con Parapente Paute puedan cumplir el sueño de volar algún día en la vida.

 

detalles Aqui